viernes, 25 de septiembre de 2020

La alteración de la marihuana ahora llamada creepy

 

La alteración de la marihuana ahora llamada creepy

Hay muchas teorías respecto a de dónde viene el nombre, y a por qué se usa. Google indica que “cripy” proviene de nuestro país y de Ecuador. Los fumadores, al igual que en Ecuador, inventan nombres para distintos tipos de yerba. El cripy es la droga de calidad, cogollos con nombre y apellidos importados de Europa años atrás.

Hoy los jóvenes fuman marihuana que no es ni parecida a la que fumaban el en la antiguedad. Bueno el “cripy” es eso: marihuana modificada gracias a la manipulación genética y botánicos muy marihuanera.

El responsable de las propiedades psicoactivas es el THC, o sea entre más THC, más volado quedas, y el CBD o cannabidiol es el responsable de las propiedades ansiolíticas y anti inflamatorias de la weed.

Acá está lo interesante. En la marihuana tradicional ambos compuestos están presentes en una proporción de 1 a 1 (4% por cada componente) pero gracias a los botánicos marihuaneros, crear cepas con mayor porcentaje de THC es posible. La mayoría de las cepas actuales tienen un 15% de THC y un 3% CBD.

Así de esta forma destruyendo la mente y creando mayor ansiedad física en nuestros jóvenes y niños.

CETAD "Jose Martin", puede ayudar a manejar todas estas situaciones tanto física como mentales no dejes que todo esto te atrape.

Creepy 

al entrar en este juego de manipular la marihuana a nuestro antojo los botánicos europeos jodieron el balance que naturalmente había existido entre los distintos compuestos químicos del cannabis. En realidad, la planta que trillamos y quemamos a gusto en nuestras pipas contiene alrededor de 600 sustancias. Dos de ellas han sido las que más han llamado la atención de la comunidad científica: el THC, por sus propiedades psicoactivas, y el cannabidol (CBD), que no es psicoactivo y está más asociado con las propiedades antiinflamatorias y ansiolíticas de la marihuana. En las variedades de marihuana tradicionales, como la regular, ambos compuestos se encuentran presentes en una proporción de 1 a 1 (por ejemplo, 4% de THC : 4% de CBD). Sin embargo, en el caso de una cripa, que puede tener un 15% de THC, en el mejor de los casos el porcentaje de CBD sigue siendo de 3% o 4 %.

Esta relación 1 a 1 es conveniente, sobre todo si tenemos en cuenta la manera en la que interactúan estos dos compuestos. El THC es la sustancia responsable de activar el sistema cannabinoide que todos tenemos en nuestro cuerpo, provocando así esa agradable exaltación de la sensibilidad y alteración de la conciencia que los marihuaneros llamamos 'traba'. Sin embargo, está comprobado que cuando nuestro cerebro es expuesto a esta sustancia en altas concentraciones, el THC puede desatar ataques de pánico, ansiedad, —mejor dicho, eso que los colinos llamamos 'el mal video'—, e incluso estados de psicosis crónica en individuos con alguna predisposición genética. Estudios señalan una relación antagónica entre el CBD y el THC, lo cual significa básicamente que el CBD podría proteger el cerebro del bien conocido y muy temido 'mal video'.

Sin embargo, como los botánicos que trabajaron durante años para crear eso que llamamos cripa tenían como único objetivo maximizar el potencial psicoactivo de la planta, aumentaron la proporción de THC y olvidaron al poco trabador CBD. Según Quintero, mientras el porcentaje de THC que hay en una cripa cualquiera puede estar alrededor del 15%, el porcentaje de CBD se ha mantenido alrededor del 2% o el 3%, resultando en una relación THC a CBD de 6 a1.

 

"Es una locura", "sobre todo si tenemos en cuenta que esta marihuana está siendo fumada por adolescentes y en dosis que están muy por encima de lo necesario. Para que un adulto de ochenta kilos sienta los efectos de la marihuana basta con tres plones de marihuana regular, y lo que tenemos son muchachos de 14 años fumándose cigarrillos completos de cripa". En un artículo publicado hace un par de meses, Juan Daniel enumera algunos efectos secundarios asociados con el uso de cannabis de alta potencia, entre ellos afectaciones en la memoria, la planificación e inhibición del comportamiento, la atención y la toma de decisiones, los procesos perceptivos espaciales, la memoria de trabajo y el procesamiento de números. Casi nada.

Vale la pena anotar que no todos los consumidores son susceptibles a estos efectos. Según  estos sólo afectan al 9% de los consumidores: al 17% de los que comienzan en la adolescencia y entre un 25% y un 50% de los que la consumen diariamente. Son datos que deberíamos conocer el 100% de los que fumamos marihuana, pero que lastimosamente no tienen cabida en las bolsitas transparentes que recibimos y cancelamos de afán en parques, centros comerciales y estaciones de servicio de ecuador y todas las demás ciudades del país.

 

cerca de los riesgos asociados al consumo de marihuana de alta potencia y esto fue lo que me contestó: "El consumo responsable empieza por conocerme a mí mismo. Si yo sé que soy una persona ansiosa, entonces no debería fumar Sativas (una raza de marihuana asociada con mayores contenidos de THC y menos CBD) porque entonces me va a dar un ataque de pánico y una taquicardia terrible".

 

 

 

 

 

 

 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La alteración de la marihuana ahora llamada creepy

  La alteración de la marihuana ahora llamada creepy Hay muchas teorías respecto a de dónde viene el nombre, y a por qué se usa. Google indi...