martes, 31 de octubre de 2017

La familia y la codependencia en los trastornos adictivos



Codependencia
              
              

La familia como sistema recibe de manera frontal el impacto de una adicción, de modo que no existe familia que no se afecte y muestre síntomas de disfunción, cuando uno de sus miembros se enferma de adicción.
Paradójicamente además, la familia afectada por la adicción, termina produciendo un sistema de conductas que apoyan al desarrollo de la adicción. A esto le llamamos codependencia.

Definición de Codependencia

La codependencia se define como el ciclo de patrones de conducta, y pensamientos disfuncionales, que producen dolor, y que se repiten de manera compulsiva, como respuesta a una relación enferma y alienante, con un adicto activo o en una situación de toxicidad relacional.

Quiénes desarrollan Codependencia?

La codependencia puede ocurrir en cualquier persona que está en contacto con la adicción de otra persona, ya sea un familiar, amigo, compañero, pareja o cliente que sufra de adicción. Ademas existen otros desordenes de conducta y enfermedades que pueden generar codependencia, tales como la esquizofrenia, la violencia, el maltrato y las neurosis. Toda persona expuesta a estos desórdenes, puede desarrollar codependencia.
Muchas veces alguien que ha desarrollado codependencia por crecer en una ambiente disfuncional adictivo, no manifiesta grandes síntomas hasta que se casa o forma una relación de pareja. Por otro lado, con mucha regularidad las hijas de adictos, terminan casándose con otros adictos, aún sin que esto sea una decisión conciente.

Cuales son los síntomas de la Codependencia?

 La codependencia se caracteriza por una serie de síntomas tales como:

1.- Dificultad para establecer y mantener relaciones intimas sanas
2.- Congelamiento emocional
3.- Perfeccionismo
4.- Necesidad obsesiva de controlar la conducta de otros
5.- Conductas compulsivas
6.- Sentirse sobreresponsables por las conductas de otros
7.- Profundos sentimientos de incapacidad
8.- Verguenza tóxica
9.- Autoimagen negativa
10.- Dependencia de la aprobación externa
11.- Dolores de cabeza y espalda crónicos
12.. Gastritis y diarrea crónicas
13.- Depresión

Estos síntomas se presentan primero en la relación enferma que produce la tensión, pero luego se transfiere a las demás relaciones del codependiente.

Disfuncion Familiar

 Las relaciones famliares y la comuncación se van haciendo cada vez mas disfuncionales, debido a que el sistema familiar se va enfermando progresivamente. La comunicación se hace mas confusa e indirecta, de modo que es mas fácil encubrir y justificar la conducta del adicto. Esta disfunción se va convirtiendo en el estilo de vida familiar y produciendo en muchos casos el aislamiento de la familia de los contactos sociales cotidianos. Las reglas familiares se tornan confusas, rígidas e injustas para sus miembros, asi como los roles de cada miembro familiar que se van distorsionando a lo largo del proceso de avance de la adicción. Todos los miembros de la familia se afectan de este sistema de reglas disfuncionales, y es allí, donde los niños van formando su carácter codependiente, que puede facilitar el desarrollo de adicciones o de relaciones enfermas en el futuro.

Facilitación

La conducta codependiente es una respuesta enferma al proceso adictivo, pero además se convierte en un factor clave en la evolución de la adicción. O sea que la codependencia promueve el avance del proceso adicctivo. A este concepto le llamamos "facilitación". Existen diversas formas que toma la facilitación que oscilan entre la colaboración y la agresión. Los codependientes no pueden darse cuenta de que están facilitando el problema, en parte por la negación y en parte porque están convencidos que su conducta esta justificada, debido a que están "ayudando" a que el adicto no se deteriore más, y a que la familia no se desintegre. Tenemos una sección entera que se refiere a este tema.

Maldiagnóstico

Es más frecuente de lo que pensamos, que las personas codependientes acudan en busca de ayuda médica, pero sin mencionar el problema que les aqueja en el seno familiar, por lo que los profesionales de salud encargados de hacer el diagnóstico, terminan etiquetándolo como "depresión" o simplemente "estres". A pesar de que la codependencia cursa con sentimientos depresivos, es importante tener en cuenta de que la depresión en este caso, es un síntoma de la codependencia, y esta a su vez es causada por el proceso adictivo que ocurre en la familia. Si se logra hacer el diagnóstico correcto, es más probable que la familia reciba la ayuda apropiada para resolver la codependencia y la adicción.

Codependencia Profesional

 Los profesionales de la salud que trabajamos en esta área del tratamiento de las adicciones, siempre estamos en riesgo de desarrollar condependencia como resultado de la exposición crónica a la adicción de nuestros pacientes. Los que tenemos experiencia, sabemos eso y nos protegemos, manteniendo nuestro cuidado personal y los límites sanos en la relación terapéutica. Sin embargo con alguna regularidad los profesionales se "enganchan" en relaciones codependientes, con las personas que sufren de adiccion o con sus familias. Muchas veces la intención es genuinamente la de ayudar, pero no ayuda en nada establecer una relación codependiente con un adicto. Las manifestaciones de esta condependencia podrían ser muy variadas, desde asumir reponsabilidad por el adicto, hasta protegerlos de las consecuencias de sus decisiones, y darle sermones repetitivos, o nunca referirlos a los servicios de tratamiento para adicciones. Pronto estaremos ampliando acerca de este tema que nos parece de especial relevancia.

Recuperación de la Codependencia

Asi como la adicción es una enfermedad tratable, la codependencia también lo és. El tratamiento de la codependencia puede consistir en una mezcla de psicoterapia y asistencia a grupos de autoayuda, hasta sesiones estructuradas de terapia familiar. Muchas veces la recuperación de una familia afectada por la adicción, comienza con la recuperación de los codependientes, sin embargo es necesario que el codependiente ponga el foco en su propia recuperación y cuidado personal, para que esto ocurra.
Los grupos de autoayuda para familiares de adictos, tales como: Familias Anónimas, Alanon y Codependientes Anónimos son de gran utilidad en el proceso de recuperación familiar y de la codependencia.

La codependencia es el resultado del impacto de la adicción en la familia. Esta codependencia se manifiesta a través de patrones de conducta y relación que son disfuncionales y que facilitan el desarrollo de la adicción. La codependencia es tratable y la recuperación es posible.


martes, 24 de octubre de 2017

¿Se puede dejar las drogas por tu cuenta?










Deseaba que me dijeran si creen que es posible dejar de consumir drogas  sin ponerse en manos de un especialista o de ingresar en un centro, es lo que pensamos




Motivos por los cuales no quieres dejarte ayudar .



1. “Es muy doloroso, no puedo hacerlo”

Cuando un cocainómano jala el primer polvo blanco que le pasen, aunque sea azúcar flor, no es sólo porque sienta pasión por lo dulce. Es porque a estas alturas su cuerpo le pide jalar. Y si no le cumple a su cuerpo, éste responde con dolor físico. Aquello que los adictos a la pasta base llaman “angustia” suele ser el motivo por el que la mayor parte de los adictos echan pie atrás y recaen a los pocos días de empezar su rehabilitación.

Pero el estereotipo del adicto acostado en posición fetal en una cama aislada en una pieza con pestillo que empieza a convulsionar y debe ser amarrado por cuatro enfermeras mientras grita “TRÁIGANME MI AGUJA, TRÁIGANMELA” es más una fantasía que una realidad. No es recomendable que el proceso de desintoxicación se viva en aislamiento y soledad. De hecho, tanto la medicación y las terapias alternativas, son esenciales para ayudar a copar con el trauma de la desintoxicación. Aunque suene mamón, el cariño y la compañía pueden hacer que un proceso doloroso se vuelva lo más soportable posible (NA).


2. “No soy como ellos, no debo estar aquí”

Adicto, escucha: si te internaron en una clínica de rehabilitación es porque para tus seres queridos no te quieren porque eres un drogadicto. Pero en verdad es que ellos quieren recuperar a su ser amado es un acto de amor el desear que adicto supere su enfermedad, con el fin de que enfrente sus miedos y tener la  capacidad de vivir sin drogas.


3. “No me gusta este lugar, quiero irme”

A veces los adictos van a comportarse como abuelitos recién llevados a un asilo. Y no necesariamente porque acusen a las enfermeras de robarles cosas, sino porque van a buscar toda clase de excusas para interrumpir su tratamiento en base a lo que les desagrada del lugar escogido para su rehabilitación. Que la comida tiene poca sal, que la almohada es muy dura, el  almuerzo fue servido a temperatura ambiente cuando debía estar ligeramente helado (qué horror).

Pues bien, la clave aquí está en usar el criterio. A veces el adicto –tal como la abuelita que luego ve a la enfermera usando sus perlas en el asilo- puede estar en lo correcto. Tal vez no porque el lugar sea efectivamente malo, sino porque se pueden hacer acomodaciones para hacer sentir más cómodo al paciente, como cambiar de habitación, terapeuta, o incluso de centro de rehabilitación si se llega a la conclusión de que eso no está funcionando. Pero en ningún caso se debe interrumpir el tratamiento sólo porque el adicto se queja.

Si fuera por eso, uno podría dejar de ir al colegio porque no le gusta el olor del compañero de al lado. Y la deserción escolar sería tremenda.

4. “Ya sabía todo esto, no necesito estar aquí”


Cuando el adicto lleva varios días en el centro de rehabilitación, es inevitable que se dé cuenta que algunas rutinas se repiten. Más aún, puede pensar que el tratamiento es innecesariamente largo porque en realidad, como él es una persona inteligente y responsable –y especialmente confiable-, con que le digan las cosas una vez basta.

Dato para el adicto: si realmente te bastara con que te digan las cosas una sola vez, habrías dejado de inyectarte la primera vez que tuviste una sobredosis. Así que calla y aguanta, mira que esto es muy parecido a aprenderse las tablas (o a “Si se la puede, gana”, si las matemáticas no son lo tuyo): todo está en la repetición y en la constancia.

Además, aquí la clave es mostrarle al adicto que, a diferencia de las tablas, por mucho que sepa, siempre se puede aprender más. Tal como en “Si se la puede, gana”, donde aunque aprendiera a hacer malabarismo con 10 platos igual podía encontrar un desafío a la hora de tener que hacerlo con 15.

5. “Puedo hacerlo solo, no necesito estar aquí”

Estos mismos daños que han sido provocados por la drogas, impulsan a la persona a seguir consumiendo a pesar de saber que es perjudicial para el adicto . Para superar esta adicción hay que trabajar en los dos niveles, tanto psicológico como a nivel fisiológico cerebral. Este es el motivo por el cual una persona que tiene un comportamiento de consumo adictivo de a las sustancias, en este caso, puede permanecer periodos abstinente. Si bien es muy posible que en cuanto se den las condiciones ambientales previas, es decir “en cuanto pueda salir”, vuelva a retomar el patrón de consumo anterior.


Tras el consumo de las drogas durante un periodo prolongado se producen en el cerebro una serie de cambios a nivel metabólico (neurotransmisores) y estructural (a nivel de membrana neuronal). Estos cambios van a condicionar la conducta y la actividad psicológica. Por eso se producen comportamientos o estados que no entendemos o que son desadaptativos.

Estos mismos daños que han sido provocados por la sustancia, impulsan a la persona a seguir consumiendo a pesar de saber que es perjudicial para ella. Para superar esta adicción hay que trabajar en los dos niveles, tanto psicológico como a nivel fisiológico cerebral. Este es el motivo por el cual una persona que tiene un comportamiento de consumo adictivo de cocaína, en este caso, puede permanecer periodos abstinente. Si bien es muy posible que en cuanto se den las condiciones ambientales previas, es decir “en cuanto pueda salir”, vuelva a retomar el patrón de consumo anterior.



Para iniciar una buena recuperación es fundamental establecer las condiciones ideales a nivel físico o cerebral, que permitan poder empezar a trabajar a nivel psicológico. Es como si estuviera entrenando para correr una maratón: no puede empezar a entrenar si tiene un tobillo roto o si sufre una fuerte gripe, debería estar en perfecto estado físico para empezar a correr. De la misma manera es necesario optimizar la actividad del cerebro para poder comenzar a actuar a nivel psicológico
 

Los signos primarios del abuso de sustancias o de una adicción

Los signos primarios del abuso de sustancias o de una adicción Los siguientes son los signos posibles del abuso de sustancias o de una a...